Los servicios de salud mental están quedando rezagados durante la pandemia

Una nueva encuesta realizada por la Organización Panamericana de la Salud (OPS) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) muestra que la implementación de servicios de salud mental en las Américas se está quedando rezagada en un momento en que resultan primordiales por la pandemia por Covid-19.


En una sesión informativa para la prensa sobre la pandemia por Covid-19, el subdirector de la OPS, el doctor Jarbas Barbosa, dijo: “los datos de 29 países muestran que, si bien 27 de ellos han integrado la salud mental en sus planes contra la Covid-19, solo dos cuentan con suficiente financiamiento”.

Tras señalar que los trabajadores de la salud se han visto particularmente afectados por la Covid-19, "haciendo grandes sacrificios personales y tomando decisiones sumamente difíciles en la primera línea de la respuesta a la pandemia", Barbosa aseguró que los nuevos datos preliminares de seis países muestran algunos indicios preocupantes.

"Uno de cada cinco trabajadores de salud está sufriendo síntomas de depresión. En Chile, casi uno de cada diez tiene pensamientos suicidas. Más del 75% de los trabajadores de salud están preocupados por contraer la Covid-19 y prácticamente todos están preocupados por transmitírsela a sus seres queridos", indicó, citando el estudio HÉROES, dirigido a examinar los problemas de salud mental, conductual y social que experimentan los trabajadores de la salud en Argentina, Chile, Guatemala, Perú, México y Venezuela.

Barbosa subrayó que durante una pandemia prolongada, la salud mental, que está intrínsecamente vinculada a la salud física, debe seguir siendo una consideración clave a medida que se acerca el final del primer año de la pandemia.

“La Covid-19 ha interrumpido nuestras rutinas diarias, ha forzado a millones de personas a un aislamiento que lleva meses, ha devastado nuestras economías y ha causado una pérdida inimaginable de vidas. Esto nos ha sacudido a todos”, afirmó y agregó que las encuestas realizadas en varios países muestran que la pandemia ha aumentado el nivel de estrés de muchas personas, y algunos están luchando contra la ansiedad y la depresión.

Según Barbosa, "los países tampoco han podido dotar con personal suficiente a sus servicios de salud mental, por lo que la atención puede estar más fuera del alcance que nunca: la psicoterapia, el apoyo a los trastornos por abuso de sustancias psicoactivas y el acceso a los medicamentos se han visto sumamente interrumpidos y no están disponibles para muchos que los necesitan urgentemente". Asimismo, manifestó que incluso los esfuerzos para ampliar el acceso por medio de la telemedicina todavía no han logrado llegar a la mayoría de quienes lo necesitan.

"Las personas con trastornos de salud mental y por abuso de sustancias psicoactivas necesitan atención y apoyo confiables, especialmente ahora", aseveró. "Los servicios de salud mental comunitarios, que están integrados en la atención primaria de salud, son un pilar de los servicios de salud mental y resultan esenciales para garantizar que nadie se quede atrás. Se debe proporcionar apoyo donde más se lo necesita: cerca de la comunidad", indicó. 




Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.