"Hipoxia feliz", la nueva condición del coronavirus que desconcierta a los médicos del mundo

Se trata de pacientes infectados de coronavirus con bajísimos niveles de oxígeno en sangre, pero que se sienten bien. Advierten por su peligrosidad y letalidad en algunos casos. 


Con el mundo completamente revolucionado y el coronavirus avanzando sobre casi la totalidad del planeta, los especialistas continúan sorprendiéndose con algunos aspectos de este COVID-19 que no deja de sumar nuevas aristas. 

En este caso, varios médicos advirtieron por un nuevo síntoma de la enfermedad, al que llamaron "hipoxia feliz" o "hipoxia silenciosa"

La misma consiste en personas infectadas de coronavirus que tienen un nivel muy bajo de oxígeno en sangre, pero que sin embargo lucen muy bien y no muestran los síntomas correspondientes. 

Según explican, una persona sana tiene una saturación de oxígeno de al menos 95%. Pero médicos ingleses manifestaron que varios pacientes que asisten a los diferentes centros de salud presentan niveles de 80 o 70%, o incluso algunos por debajo del 50%. 

Los mismos especialistas de la salud confiesan que dichos niveles podrían ser lo suficientemente bajos como para causar inconsciencia o incluso la muerte, según el artículo publicado en The Guardian. 

Pero lo que llama la atención de los médicos es que, pese a presentar esta patología en su sangre, dichos pacientes lucen en general un buen estado de ánimo, charlan animadamente con los enfermeros y no muestran falta de aire. 

“Simplemente no lo entendemos. No sabemos si está causando daño a los órganos que no podemos detectar. No entendemos si el cuerpo está compensando", precisó el doctor Mike Charlesworth, anestesista del hospital Wythenshawe en Manchester. 

"Por lo general, estos pacientes han experimentado algunos síntomas de covid-19 entre 2 y 7 días antes de ir al hospital, con quejas de opresión repentina en el pecho o incapacidad para respirar profundamente", contó el médico Richard Levitan, que ejerce en Littleton Regional Healthcare en Nueva Hampshire pero que las últimas semanas estuvo como voluntario en una clínica de Nueva York, una ciudad devastada por la enfermedad. 

“Sus rayos X se veían horribles, su oxígeno era terrible y, sin embargo, están completamente despiertos, alertas en un teléfono celular, y todos dijeron que habían estado algo enfermos durante días y entonces sólo recientemente notaron falta de aliento o fatiga o algo más. Eso es lo que es tan fascinante de esta enfermedad, y también tan terrible”, concluyó el especialista.

Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.