Mujeres, la política y la violencia en los espacios de poder

En estos días se vienen viendo y escuchando artículos y voces periodísticas que exponen los lugares de las mujeres en la política de una manera cuestionable. ¿Por qué? 


La participación de las mujeres en política fue aumentando en los últimos años, por la militancia de los movimientos feministas y por la política pública, que recogió esas demandas creando las condiciones para que cada vez haya más mujeres en puestos de toma de decisión. 

Pero en la práctica: ¿es en igualdad de condiciones esa participación? 

Lo cierto es que a pesar de que los avances son innegables, las mujeres que se involucran en política son objeto de muchas situaciones injustas de discriminación y violencia. 

Es frecuente que circulen comentarios descalificantes y aunque parezca de otro siglo, muchas veces se justifica la presencia de mujeres en puestos altos por sus vínculos con varones. 

Si hay mujeres en política aparece casi automático el “La mujer de” o “Con alguien deben andar”

En otros casos también se pone en tela de juicio la capacidad de las mujeres para ocupar esos lugares. 

Se juzgan sus logros e intervenciones con varas altísimas, rindiendo exámenes de manera constante. 

Esto a los varones no les pasa, ¿pensaste por qué? 

Todo este trato diferencial, desigual y muchas veces denigrante se conoce como “Violencia política” y cuando se da en los medios de comunicación se llama “Violencia mediática”

Ambos tipos de violencia están contenidos en la Ley 26.485. 

Todas las personas tenemos derecho a una vida libre de violencias y sin discriminación. 

Terminar con prácticas como las que describimos es condición para fortalecer la democracia y ser mejores. Y más iguales. Y, en definitiva, más felices.

Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.