Lo atamos con alambre, lo atamos...

Luego de nuestra publicación sobre el estado calamitoso de la escultura de Sancho Panza, alguien se apiadó del fiel compañero de Don Quijote.


Ya está nuevamente en pie gracias a un trozo de ñandubay, unos metros de alambre de enfardar y la voluntad de algún alma caritativa que se acercó a levantar la escultura.


Es un gran gesto si quién lo hizo es un particular, cosa que no sabemos, pero si fue el municipio deja mucho que desear, un presupuesto multimillonario de $ 173.650.617 para atender este tipo de cosas y lo terminan arreglando con palos y alambres como en el medioevo.
Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.