A 18 años del asesinato de Rosa Benavídez y sus 4 hijos (Video)

Un día como hoy del año 2000, Monte Caseros era sacudida por la noticia de un quíntuple homicidio ocurrido en el barrio Tiro Federal.



Las crónicas de los periódicos indicaban que una precaria vivienda ubicada sobre calle Timboy, de nuestra ciudad, se había incendiado dejando a Rosa Benavídez y sus cuatro gurises como víctimas del siniestro.

Pero el rápido accionar de los Bomberos y la Policía, dejó en evidencia que el fuego solo fue un modo de ocultar un hecho atroz, de violencia y muerte.

Ramírez de 30 años había asesinado a toda su familia a golpes, incendió la casa donde vivía con su mujer y cuatro chicos y luego huyó a Uruguay, adonde finalmente fue detenido.

El quíntuple homicidio se produjo en la  madrugada del 23 de noviembre del 2000,  cuando Ramón Oscar Ramírez, de 30 años, mató a su hija de 3 años y a los hijos de su esposa y luego le prendió fuego a la vivienda que habitaban en calle Timboy, entre Buenos Aires y Pellegrini. 

Las víctimas fueron identificadas como Rosa Isabel Benavídez, de 29 años; Laura Gisel Ramírez, de 3; Gabriela Isabel Benavídez, de 6; Luciana Beatriz Retamar, de 8; y Carlos Benavídez, de 12. 

El hecho causó gran conmoción en la ciudad, según comentó a Télam, por aquel entonces, el intendente de Monte Caseros, Eduardo Galantini, ya que la mujer "era una permanente colaboradora de un programa de labores comunitarias que funciona hace tiempo y era muy querida por todo el barrio".

Ramírez no tenía trabajo fijo y vivía de las changas que conseguía, sobre todo trasladando con un bote pasajeros entre la ciudad de Monte Caseros y la vecina localidad de Bella Unión, en la República Oriental del Uruguay. 


Precisamente, a esa ciudad uruguaya huyó Ramírez tras el quíntuple asesinato, pero fue detenido por la policía, con la colaboración de Prefectura Naval Argentina y de las autoridades uruguayas.


Hoy, luego de 18 años de este inolvidable y trágico suceso, algunas cosas fueron cambiando de modo lento y cansino.


La fuerza que a nivel nacional impuso el Colectivo Ni Una Menos, los reclamos sociales, la visibilización de la violencia de género, como un delito penal con duras condenas para los agresores, hizo que las instituciones de la democracia se adecuen a un necesario cambio de paradigma.

Sin dudas todavía falta mucho por avanzar, estamos a dos jornadas de conmemorar el Día Internacional Contra la Violencia de Género, el próximo 25 de noviembre y seguramente en nuestra memoria colectiva estarán presentes como siempre, Rosa, Laura, Gabriela, Luciana y Carlos.


Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.