Familia quiere adoptar a la bebé que halló en la puerta de su casa

La familia de Gustavo Manuel Tardito y su esposa, buscan adoptar a la pequeña Milagros, la beba que encontraron ayer a la madrugada en la puerta de su casa de Monte Caseros, cuando aún tenía el cordón umbilical y se presume que tenía pocos minutos de recién nacida, según detalló el hombre en diálogo con Radio Dos.



“Esto fue cosa del destino y enviada por Dios a nuestras manos, para que la cuidemos”, dijo Tardito y agregó que esperan ver que pasará con la situación judicial, “ellos decidirán, esperemos que nos den la oportunidad de cuidarla”.

En este sentido, el hombre que además es papá de tres hijos expresó a Radio Dos que “así como Dios la puso en nuestras manos, queremos cuidarla. Me gustaría adoptarla. Estamos decididos a cuidar de ella”

Sobre el hecho, Tardito, relató que “fue una sorpresa muy grande encontrar en la puerta de casa una bebe recién nacida, con el cordón umbilical y sangrando, nacida a escaso minutos antes de que lleguemos a casa”.

“Para nosotros es algo muy shockeante. Todavía no salimos de este shock y sentimientos” afirmó y contó que el hallazgo se produjo a las 00:15. 

“Estaba bien en la puerta de mi domicilio. No estaba llorando. Cuando la alzo, larga un llantito y un suspiro, la tape con unas mantitas que tenía y fuimos por asistencia médica”.

En tanto, dijo que los 10 minutos de haber encontrado a la pequeña “se largó una tormenta de agua, viento y frío, que si llegábamos más tarde probablemente hubiese sido otro el cuadro” y que estaban en una reunión familiar y que decidieron “volver temprano por casualidad”

Además, relató que sus pequeños hijos fueron testigos de toda la situación. Los chicos estaban con nosotros, están sabiendo todo”

Tardito es constructor y vende materiales de construcción, tiene tres hijos y su esposa es María Cecilia. 

Contó que casi no durmieron desde que hallaron a la bebé y que la mayoría del tiempo se la pasan en el Sanatorio, junto a la pequeña.

Dijo que al momento en que Radio Dos le hacía la nota, María Cecilia le estaba dando la leche a la pequeña. “Si la adoptamos, nuestra vida seguirá totalmente normal, con una habitante más”, concluyó notablemente emocionado. 

Finalmente, dijo que la niña recién nacida, “no necesita más nada, la gente se acercó, dejó ropa, pañales, leche. El Sanatorio está saturado”, a la vez que agradeció la solidaridad de los vecinos de Monte Caseros.

Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.