Tapan desagües pluviales y los vecinos se preocupan

Ayer un vecino contrató el servicio de una máquina retro excavadora privada para realizar el taponamiento de un canalón de desagües pluviales que morigera las inundaciones por lluvias en San Ramón Sur.


De acuerdo a la información que pudimos recavar al respecto la obra de taponamiento se debería a la intención de un hombre de apellido Torres, de recuperar parte del terreno que le fuera seccionado hace varios años por iniciativa de un trabajador que prestaba servicios en un antiguo obrador de Invico.

El tema de fondo es que con la obra de taponamiento realizada los vecinos de la zona se verán perjudicados cuando las lluvias torrenciales anunciadas por el Servicio Meteorológico caigan sobre la ciudad debido que gran parte del agua de lluvia deriva hacia el cauce de ese canalón, ayudando a un rápido y mejor drenaje.

En el estado anterior de las cosas, es decir con el canalón liberado, las viviendas igual se inundaron algunas recibieron hasta cincuenta centímetros de agua en su interior; Ahora con la obstrucción y taponamiento del zanjón se estima que llegue a superar esa marca y lo que es peor aún, el agua se mantendrá por más tiempo dentro de las viviendas al no tener un lugar por donde escurrir libremente.   


Para ser justos hay que decir que el dueño de las tierras tiene todo el derecho de realizar las modificaciones que crea conveniente dentro de su predio, el caso es que teniendo en cuenta que esas obras indefectiblemente van a afectar los bienes y la salud de sus vecinos, cuando las lluvias arrecien, alguna autoridad debiera tomar nota del asunto para evitar males mayores.

Hasta el momento los vecinos dieron intervención al municipio que envió al Secretario de Obras y Servicios Públicos Enrique "Quique" Piñón a hacer una inspección ocular sobre el terreno y evaluar las consecuencias que seguramente va a acarrear el taponamiento del zanjón.

Los vecinos del barrio observan con temor el avance de las obras y piensan que todas sus casas se verán inundadas apenas comiencen a caer las primeras gotas de lluvia. Veremos cómo se resuelve este conflicto que involucra a por lo menos unas cincuenta familias cuyas casas están distribuidas entre calle San Ramón, Entre Ríos y Santa Catalina y más allá las callecitas y pasajes internos que comunican al sector.


Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.