Aguas de Corrientes comenzó a destapar los piletones

Luego de varias semanas, la empresa que explota el servicio de aguas y cloacas en la ciudad envió personal a revisar las condiciones de los piletones desbordados que inundaron buena parte del predio y contaminaban las aguas del río Uruguay.


Ayer a primeras horas un grupo de trabajadores de la firma llegó hasta los piletones y comenzaron las tareas de des-obstrucción de las cañerías que estaban tapadas en distintos puntos del establecimiento de tratamientos de aguas cloacales. 

De acuerdo con la información que los obreros nos pudieron suministrar de manera informal, el taponamiento de los desagües se produjo por la acción de vándalos que tiran en las alcantarillas bolsas plásticas llenas de aserrín, que por la fuerza del agua va obstruyendo los canales ocasionando el lógico colapso de los piletones.

Pudimos ver la tarea de los trabajadores de la empresa trabajando en diversos lugares de los piletones y constatar que lo que ellos dijeron acerca de las razones de la obstrucción eran ciertas, porque sacaban desde las bocas de tormentas y alcantarillas todo tipo de residuos sólidos que nada tienen que ver con los cloacales.

De acuerdo con lo que nos comentaron los empleados, están bastante familiarizados con este tipo de hechos que terminan por perjudicar el normal servicio que presta la empresa, pero quienes sufren más directamente los actos de vandalismos son los clientes de la firma que deben soportar inundaciones y cortes de los servicios producto de esta actividad clandestina.

Bolsas con aserrín y material de mampostería fueron sacados de los desagües cloacales.
Es cierto también que el predio está casi derruido y las instalaciones muy deterioradas por el paso del tiempo y denota la falta de un mantenimiento adecuado para prestar un servicio acorde a las necesidades de la población. Más aún cuando los daños provocados por manos anónimas, obstruyen el sistema ya vetusto que rápidamente entra en colapso.

Si a esto se le suma la escasa supervisión del buen funcionamiento de las instalaciones, un predio totalmente vulnerable a la acción de los delincuentes, por falta de sistemas de seguridad que impidan su actividad y las copiosas lluvias de los últimos tiempos la situación se vuelve incontrolable.

Cabe destacar que según los datos aportados por los empleados de la firma los inconvenientes que ocasionan los vándalos no se circunscriben en el área conocida como los piletones solamente, sino que también suceden en las distintas estaciones elevadoras que la empresa tiene en otros puntos de la ciudad donde además de romper las instalaciones los delincuentes se roban los cables eléctricos que alimentan los motores de las bombas.

Los puntos más complicados por la actividad de los vándalos suelen ser las Estaciones de Bombeo ubicadas en los barrios, Las Termas, Tiro y San Ramón Sur entre otros.
Compartir
    Mensajes Gmail
    Mensajes Facebook
Con la tecnología de Blogger.